TorreEiffel.info

Torre Eiffel

Imagen publicada bajo licencia CC BY 2.0 en el Flickr del usuario Luke Ma .

La Torre Eiffel tiene su hogar en París, la capital de Francia, y célebre ciudad que alberga algunos de los atractivos turísticos más importantes del mundo. Muchas son las expectativas que despierta al visitante, y éste no tiene motivos para decepcionarse.

La ciudad se ubica al norte de la república francesa y se encuentra entre las diez ciudades más grande del continente europeo, con una población estimada en 2'193,624 habitantes, aunque la zona metropolitana, que incluye varias regiones más, alcanzó en el año de 2007 los 11'836,970 habitantes. El idioma oficial es el francés; el inglés no es de uso común, pero generalmente en los establecimientos turísticos siempre hay personal capacitado.

París no es precisamente una ciudad barta para el turista, pero tampoco son tan elevados como otras ciudades europeas. La moneda oficial es el euro (€). Por ejemplo, el precio de una taza de caé ronda 1€ en barra y 2-3€ con servicio en mesa; una comida sin bebidas, entre 10 y 20€; un taxi desde el aropuerto Charles de Gaulle, 50€; una habitación de hotel económico, 50€; en hoteles de lujo los precios comienzan a partir de 150€; entradas a atracciones turísticas rondan entre 5 y 15€.

La ciudad es atravesada por las aguas del Sena y se encuentra llena de atractivos para el turista, al grado de ser la ciudad más visitada de Europa, con más de 42 millones de visitantes extranjeros cada año.

París goza de un clima suave, con lluvias repartidas a lo largo de todo el año, sin distinciones de invierno o verano. Las temperaturas son también suaves, oscilando durante el verano en torno a los 27°C y algunos pocos grados por encima de cero durante el invierno. La mejor época para visitar la ciudad es la primavera y el verano. Durante abril y junio los días son soleados y no hace un calor excesivo. Julio y agosto es la época en la que los parisinos acuden a orillas del Sena, en el Paris Plage, a disfrutar de piscinas, de la arena y de las tumbonas. El otoño y el invierno es más propicio para aquellos que quieran disfrutar de una ciudad con menos turistas.

Cuenta también con una excelente red de transporte, que incluye al metro, autobuses, autovías y un sistema ferroviario que conecta con las ciudades de Londres, Estrasburgo y Stuttgart. Cuenta también con dos de los aeropuertos más importantes de Europa, el Charles de Gaulle, al noreste de la ciudad, y el aeropuerto de París-Orly, ubicado al sur. Los ciclistas amarán el sistema de alquiler de bicicletas que funciona desde 2010, con más de 750 estaciones por toda la ciudad y más de 10,000 bicicletas.

Entre las principales atracciones que pueden visitarse se encuentran la Torre Eiffel, la avenida de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo, la Catedral de Notre Dame, el Panteón, el Campo Marte, el Jardín de las Tullerías, la Ópera Garnier, el Louvre y el famoso barrio de Montmartre. También te enamorarás del ambiente bohemio que se respira en sus cafés y de la música de acordeón que resuenan por las calles.